El Ecuador tiene una institución encargada de velar por el cumplimiento de los derechos reconocidos en la Constitución, por medio de sus sentencias. Su mision es hacer que su texto prevalezca por sobre las demás normas que integran el ordenamiento jurídico. Se trata de la Corte Constitucional. En esta entrega te mostramos las claves para comprender el derecho a la defensa desde sus pronunciamientos. Partiremos por reconocer que el derecho a la defensa forma parte de las garantías básicas del debido proceso.

¿Para que sirve el derecho a la defensa?

Reconocido en el Artículo 76 numeral 7 de la Constitución, en virtud del derecho a la defensa, las partes intervinientes en un proceso deben estar en igualdad de condiciones ante la administración de justicia. Implica que todo tipo de actos que conlleven su privación o limitación produciría en última instancia indefensión. Es decir, el derecho a la defensa es una garantía esencial que complementa el debido proceso.

El pleno ejercicio del derecho a la defensa es vital durante la tramitación del procedimiento, porque de ello dependerá en última instancia su resultado. De esta manera, la inmediación procesal impone al juez el deber de notificar a las partes con la suficiente antelación, y no excluirlas indebidamente. De otro modo, no se garantiza el derecho de las personas a exponer sus posiciones, a ser oídas por los tribunales, o a presentar sus argumentos o pruebas de defensa.

Clave: es un derecho y una garantía

En consecuencia, una clave para comprender el derecho a la defensa es entenderlo como una garantía destinada a que todas las personas dentro de cualquier orden, cuenten con los medios adecuados y oportunos a fin de hacerlos valer ante las autoridades. En el ejercicio de la igualdad, los operadores de justicia se encuentran en la obligación de tutelar constantemente los derechos constitucionales de las partes. Para ello es la comunicación constante y oportuna de todos los actos procesales que se encuentren dentro de una contienda judicial.

Es usual que por descuido o por desconocimiento, los procesos judiciales se vean viciados por faltas al derecho a la defensa. El juez o funcionarios administrativos están llamados a garantizar la defensa de las partes en igualdad de condiciones. Por ello es necesario contar con un patrocinio legal capaz de guiar adecuadamente los actos dentro de los procedimientos. Identificar oportunamente los desvíos que pudieran provocar una vulneracion de los derechos de sus clientes puede ser determinante. Nuestros abogados cuentan con la experticia y experiencia necesarias para la cabal defensa de tus intereses en todo tipo de procesos, la misma que ponemos a tu entera disposición: da clic aquí para chatear directamente con un especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.