Te sorprendería la cantidad de personas que llegan a nuestro despacho con historias calcadas, para buscar una solución a los problemas que dejan sus padres al morir. Por eso hemos acertado en exponer 5 razones para dejar un testamento, según la reglas establecidas en el Libro III del Código Civil, sobre sucesiones por causa de muerte. Te invitamos a conocerlas.

1. Por tu voluntad

El mantener el orden es un elemento básico en la vida de todo adulto. Esa estructura es un seguro para los frutos del trabajo de todos tus años. Tus bienes, su valor, su goce y disfrute siempre estuvieron a tu servicio, y por extensión, a quienes tú has querido. Ese orden, esa organización y esos bienes son el resultado de actos realizados en ejercicio de tu libertad y voluntad, porque el orden jurídico te lo ha permitido, desde el artículo 66 de la Constitución de la República, hasta el Codigo Civil.

Frente a la manifestación material de lo último que dejarás cuando ya no estés, tú aún tomas tus propias decisiones. No esperarás a que tus herederos se conviertan en hienas y desguacen todo lo que con esfuerzo les has dejado, ¿o si? Un testamento es la única manera de que tu voz sea escuchada por última vez.

2. Por economía

Ya habrás escuchado el dicho “un mal acuerdo es mejor que un buen juicio”. Del mismo modo, y aunque pueda parecer incómodo, hacer un testamento, siempre será mejor que ir a juicio. Estas dos proposiciones se basan en que un proceso judicial es costoso, mientras que un testamento, no lo es. Las disputas por falta de testamento se rigen a los procesos establecidos en el COGEP, y pese a que son expeditos se deberá pasar por varias etapas hasta llegar a hacer efectiva la repartición de la herencia. En promedio, un juicio les cuesta a tus herederos diez veces más de lo que te cuesta un testamento, hoy, a ti. Sin contar con que el arancel notarial es cero para adultos mayores.

3. Por justicia

Solamente tu sabes lo que es justo, pues la justicia es un valor. Lo que es justo para otro, no lo es necesariamente para ti. Dar a cada quien lo que le corresponde, desde tu punto de vista, eso es un testamento. Con este instrumento tienes la precisión de cumplir con tu obligación, no por dejar a todos contentos, sino por dejar en paz tu conciencia. Al contario, en caso de no haber dejado testamento, son las reglas del Código Civil las que determinarán cómo se repartirán tus bienes, entregando a tus herederos lo que les corresponde con sujeción a la ley.

4. Por tiempo

Cuando tomas la decisión de dejar un testamento, debes reconocer que estás valorando tanto tu tiempo como el de los tuyos, ya que simplemente deberás pasar por la recopilación de la información sobre tus bienes, reunirte con tu abogado, y acudir a la notaría para elevar tu testamento a escritura pública, el cual servirá a tus herederos al momento de la repartición de tu legado. Este proceso en nada se compara con el tiempo que toma resolver la repartición de bienes cuando no existe un testamento, porque además de pasar por un juicio, debes tomar en cuenta la posibilidad de los intervinientes de apelar e incluso casar la sentencia.

5. Por amor

Si bien el amor es algo subjetivo, no hay nada más concreto cuando pensamos en nuestros hijos. La razón de dejar un testamento es que ese sentimiento no se transforme en disputas y desacuerdos sobre “quién se queda con qué”, o en resentimientos y enemistades por el mal reparto de lo que es hoy tu deber.

Con todas estas razones, por seguro te habrán despertado unas cuantas más. Por ello, en Legal Access te ofrecemos nuestros servicios para asistirte en la composición de tu testamento de manera técnica, completa y válida, para que surta los efectos de tu última voluntad. Da clic aquí para contactarte con uno de nuestros abogados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.